Aceite de Coco para la Piel

El uso del aceite de coco para la piel ha sido últimamente uno de los que mayor auge han sufrido como principal elemento activo de las cremas cosméticas para el cuidado, hidratado de nuestro cuerpo. Hasta no hace mucho este era un producto casi exclusivamente usado en la cocina, sin embargo y para sorpresa de muchas personas, ha pasado a convertirse en un producto básico por sus grandes propiedades y beneficios dentro de la elaboración de cremas cosméticas.

De hecho es muy difícil encontrar a alguna persona asidua a las cremas de belleza que no te diga que usa alguna con el aceite de coco como principal producto activo. Se puede usar como crema facial, que ayuda a tratar algunos problemas como el acné. Los hombres lo usan después del afeitado a modo de crema hidratante. También es usado como acondicionador o en el champú para el cabello. Pero además es un acelerador del metabolismo y ayuda a reforzar nuestro sistema inmunológico.

Te vamos a dar algunos motivos que harán que el aceite de coco no falte en tu lista de la compra.

Motivos por los que el aceite de coco no debe faltar en tu compra

  • Es mejor que la crema facial, body milk o serum capilar. Algunos productos solo muestran hidratación porque tienen un alto contenido en agua, y cuando esta se seca o evapora la piel vuelve a su estado normal. Además, pueden estar basados en algún componente derivado del petróleo, por lo que ahoga los poros de la piel. Sin embargo la hidratación del aceite de coco es real y legítima, ayuda a las capas internas de la piel y también a la eliminación de las células muertas.
  • Es importante que cuando busques el aceite de coco para la piel te fijes en que es aceite de coco virgen, obtenido mediante una prensa en frío, eliminando el tueste que lo único que consigue es reducir sus propiedades. Lo que también has de tener en cuenta es comprar grandes marcas a nivel mundial, porque hay comerciantes que pueden comprar al por mayor peores productos y luego envasarlos con su marca.
  • Su conservación no es excesivamente complicada, tendrá un periodo de caducidad de alrededor de dos años a partir de su fabricación, sin embargo si se conserva bien puede durar hasta decenas de años.
  • Importantes beneficios para tu metabolismo habiendo sido comprobados que los ácidos grasos que contiene benefician al organismo, refuerza nuestro sistema inmunológico y tiene efectos antivirales y antibacterianos.