Aceite de Almendras para el Pelo

Seguro que ya conoces el aceite de almendras y las propiedades tan especiales que tiene para el cuerpo. Tienes que saber que es una sustancia rica en vitamina B (B1, B2 y B6) así como A y E.

En este artículo vamos a tratar el efecto que tiene sobre el pelo y porque es uno de los mejores métodos naturales que se van a encargar de fortalecerlo. Un tratamiento muy especial que va a ser capaz de regenerar hasta el cabello más castigado.

A continuación podrás descubrir todas las ventajas que está esperando ofrecerte.

Aceite de Almendras Cabello

Características del aceite de almendras

Adecuado para todo tipo de cabello

Se aplica tanto a cabellos secos, como húmedos, finos, gruesos… es muy fácil de extender y de aplicar. Solamente tenemos que tener en cuenta que se quede perfectamente extendido para que pueda abarcar mucha más zona.

Un efecto rejuvenecedor casi instantáneo

Es posible que te hayas dado cuenta de todo el brillo que ha perdido tu pelo con el paso del tiempo. No te preocupes, esto es normal si no se cuida de la forma adecuada. El aceite de almendras, nada más aplicarlo, empezará a mostrar sus efectos en muy poco tiempo.

¿Cómo utilizar el aceite de almendras?

-Si quieres despertarte con un pelo radiante, deberías de aplicar al aceite de almendras por la noche. Nada más despertarte tienes que lavarlo con abundante agua. Sin esto no lo tolera bien tu pelo, también lo puedes dejar solamente durante una hora y después aclararlo antes de ir a dormir.

Otro de los trucos para disfrutar de su efecto tan especial es añadir unas pequeñas gotas de aceite una vez te hayas aplicado el champú. De esta forma podrás aprovechar todas sus propiedades y conseguir ese pelo tan brillante que has estado añorando.

Si quieres que el pelo crezca de manera más gruesa, puedes juntar 3 cucharas de aceite de almendras con 3 de aceite de ricino. Calienta un poco esta mezcla y luego aplícalo dando pequeños masajes durante 8 minutos. Finalmente lava el pelo con abundante champú.

Por último, si tienes las puntas abiertas, coge unas pequeñas gotas de “aceite de almendra” y masajea de forma suave las puntas. De esta manera ayudarás a reparar este desperfecto y los resultados serán visibles al día siguiente desde que lo hayas llevado a cabo.